Las extraordinarias propiedades del aceite de oliva son mundialmente conocidas, sobre todo a nivel culinario y nutricional. Pero, este preciado producto también denominado ‘oro líquido’ por sus múltiples beneficios, es utilizado desde hace siglos como tratamiento cosmético con magníficos resultados. Rico en antioxidantes, como la vitamina E y los polifenoles, el aceite de oliva posee propiedades protectoras y reparadoras, esenciales para combatir el envejecimiento de la piel y evitar su deshidratación, entre otros atributos. Un secreto de belleza guardado durante siglos al alcance de tu mano. Al usarlo como mascarilla antioxidante, contribuye a equilibrar los radicales libres, previniendo el daño y recuperando la piel.

Esto es debido a su rico contenido en ácidos grasos naturales y a su aporte de vitaminas E y K, que permiten conservar la elasticidad natural de la piel para que luzca suave, ayudándola a combatir contra el envejecimiento prematuro.

De igual forma, el aceite de oliva virgen extra puede ayudar a reducir las arrugas, sobre todo las que se forman debajo de los ojos. Tan solo tienes que mojar la punta de los dedos en un poco de aceite de oliva virgen extra y masajear el contorno de los ojos suavemente, teniendo mucho cuidado, pues la zona es bastante sensible.

Al tratarse de un humectante natural, puedes aplicar una fina capa directamente sobre la piel después de la ducha, como si se tratase de un aceite corporal o crema. Empezarás a notar los maravillosos efectos en poco tiempo. Además, debes tener en cuenta que el aceite de oliva es bastante graso y que tendrás que dejar que la piel lo absorba bien antes de ponerte la ropa.

Si bien cualquier tipo de piel puede beneficiarse del aceite de oliva, los dermatólogos desaconsejan su uso si tu piel está congestionada o acnéica. Y es que los ácidos grasos que prevalecen en el aceite de oliva, y todos los aceites vegetales y mantequillas, son la fuente de alimento para que crezcan las bacterias y levaduras que causan el acné. Por lo tanto, si tu piel es propensa al acné, es preferible que no hagas uso del aceite de oliva en ella.

También puedes aplicarlo en las zonas que suelen estar más resecas, como son los codos, las manos, las rodillas y los pies, con un algodón limpio empapado con un poco de aceite de oliva, debiendo estar la piel siempre limpia.

Debido a que el aceite de oliva es, a pesar de todo, un aceite es importante aplicar la valiosa y siempre útil máxima de ‘menos es más’. Al aplicarlo sobre tu piel, para que alcance el efecto deseado, no tienes porque empaparte de aceite. De hecho, usar demasiado puede ser contraproducente y puede provocar la obstrucción de los poros en algunos tipos de piel.

El aceite de oliva virgen extra posee una gran capacidad para reparar los tejidos de la piel que estén dañados, acelerando la recuperación, gracias a su alto aporte de vitaminas, por lo que es muy aconsejable utilizarlo en heridas superficiales, así como en procesos de cicatrización.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.